AFTAS: Un problema común

En la boca podemos tener varias heridas o llagas, pero la más común es la llamada Afta que son pequeñas lesiones de diverso número y tamaño que aparecen sobre cualquier zona de la mucosa bucal como encías, paladar, lengua, el piso bucal, cara interna de los labios.

aftas


Podemos clasificar estas aftas en:

AFTAS MENORES Y En las aftas menores se aprecia una ulcera única o varias de 2 a 3 mm que están aisladas, acompañadas o cercana entre sí. Este tipo de ulcera es muy dolorosa porque expone al tejido conjuntivo dejando al descubierto el sistema sanguíneo y nervioso de la mucosa. Este tipo de patología NO DEJA CICATRIZ.

► Leer también: Las bebidas más peligrosas para tus dientes

AFTAS MAYORES Cuando las ulceras no están aisladas sino agrupadas, forman una ulcera única de gran tamaño, mayores de 3 mm, muy dolorosa y sangrante. Este tipo de patología SI DEJA CICATRIZ.

Causas:
Por el momento, no se conoce con exactitud el origen de las aftas bucales. Sin embargo, se sabe que existen situaciones que pueden provocar que se desarrolle un afta bucal:
  • Una respuesta a la ingesta de determinados fármacos o analgésicos.
  • Un golpe en la realización de acciones cotidianas como el cepillado de los dientes.
  • Factores inmunológicos
  • Cambios hormonales, sobre todo en la mujer, tales como la menstruación.
  • Situaciones de nerviosismo o estrés.
  • El tabaco: Fumar produce en el paciente una disminución del sangrado de la zona, que a su vez origina una bajada del sistema inmunitario. Sin embargo, este factor por si solo no produce la aparición de las aftas bucales.
  • La intolerancia a ciertos alimentos juega un papel decisivo como posible causa, aunque no a todas las personas les afecta de igual forma, ya que para ello debe haber una predisposición genética. Para que el experto diagnostique qué alimentos son perjudiciales para el paciente es necesario realizar una historia clínica a través de una analítica de sangre. Algunos de estos alimentos pueden ser la leche de vaca, el chocolate, los quesos, los crustáceos, los tomates, los cítricos (porque empeoran las aftas bucales) y las comidas condimentadas con picante.
  • Otra posible causa relacionada con la alimentación en la aparición de esta patología es que se lleve una dieta baja en hierro y en vitaminas. El paciente debe tomar carnes rojas, pescados, legumbres o huevos para controlar una posible anemia o llevar una alimentación saludable a base de verduras, folatos y vitaminas.
Normalmente esta asociada su aparición en la cavidad bucal en casos de personas que presentan una variación de su sistema inmunológico asociado directamente al Stress, menstruación en la mujer y estados gripales muy fuertes, donde el paciente refiere cuadro febriles elevados.

Artículos Relacionados:
* ¿Sensibilidad Dental? Puedes tener Recesión Gingival
* ¿Sabes por qué es importante la saliva?



Share:

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Facebook comments: