CIRUGÍA BUCAL: 8 problemas que nos traen las muelas del juicio


Los terceros molares o "muelas del juicio" son normalmente cuatro, dos en la arcada dentaria inferior y dos en la superior, guardan la posición más posterior en los maxilares por detrás del segundo molar, llamándose por este motivo "tercer molar".

Inician su formación dentro de los huesos maxilares aproximadamente a los nueve años de edad, la corona queda completamente formada alrededor de los 14 años e inicia su erupción (salen) en la cavidad bucal entre los 17 y 19 años.

Leer también: Cuanto antes Mejor: Usar Brackets desde los 10 años de edad trae ventajas
Cuando los molares del juicio tienen suficiente espacio en los maxilares para poder erupcionar verticalmente, lo harán y podrán funcionar en forma adecuada como cualquier otro molar.

¿Ahora, qué pasa si no hay espacio adecuado para que salgan completamente? La respuesta es: quedan atrapados total o parcialmente en el hueso llamándosele a esto inclusión dentaria. Estas inclusiones dentarias pueden causar los siguientes problemas:

1.- Caries dental producida por el cúmulo de placa bacteriana entre el segundo y tercer molar, debido a lo difícil que es limpiar adecuadamente esa área. Esta lesión cariosa es de rápida evolución.

2.- Infección de la encía alrededor del tercer molar incluido o parcialmente erupcionado es muy frecuente. En la boca existen bacterias, las cuales pueden penetrar por detrás el segundo molar e iniciar una infección en la encía del tercer molar, causando inflamación y dolor en esa área.

3.- Infección crónica en el hueso provocando la destrucción de éste a nivel del tercer molar, pudiéndose propagar hacia los molares, corriendo el riesgo de perderlos también.

4.- Constante presión del molar del juicio puede destruir gradualmente la parte posterior del segundo molar. El paciente no tiene molestias hasta que es demasiado tarde.


5.- Formación de quistes de origen dental dando como resultado una cavidad anormal en el hueso que requiera de una intervención quirúrgica para quitarlo.

6.- Terceros molares incluidos pueden causar dolores de tipo neurálgico, que se irradian hacia la cabeza, cara, oídos, cuello y dientes superiores o inferiores.

7.- Cuando los terceros molares no tienen espacio suficiente para su erupción en la boca, presionan los demás dientes causando que se muevan y se desalineen.

8.- Los molares del juicio actúan como factor predisponente para que se presenten problemas (dolor y chasquido) en las articulaciones de la mandíbula con el cráneo.

Leer también: Estas son las bebidas y alimentos que manchan y dañan los dientes

Conclusiones: Como podemos observar los terceros molares causan muchos y variados problemas, por lo que recomendamos que las personas que tengan una o más de las complicaciones enumeradas, se efectúen la o las extracciones de estos molares por su propia conveniencia.

Las extracciones tempranas (entre los 14 y 17 años) de posmolares del juicio, es la mejor alternativa de tratamiento para así evitar en lo posible futuras complicaciones.

Otra alternativa es realizar desgaste entre los molares (primera y segunda) para asi darle espacio a la muela del juicio a seguir erupcionando, una vez que tenga mejor posición se podrá extraer.
Fuente: elsiglodetorreon.com.mx



Share:

Related post

Facebook comments: