Vencer el miedo al Dentista

Ansiedad dental o miedo al dentista es un obstáculo importante para muchas personas. Por lo general, impide por lo demás la inteligente y racional optimización y mantenimiento de su salud dental.



La clave para una buena salud oral es la prevención - a fin de evitar problemas antes de que surjan. Desafortunadamente, las personas que sufren de ansiedad dental a menudo no visitan al dentista para la atención de rutina. Cuando por fin asisten a la consulta, a menudo un problema prevenible se ha convertido en un problema que requiere una intervención importante.
La mayoría de los fóbicos dentales han tenido experiencias muy negativas con profesionales no calificados, indiferentes o incompetentes.

El paso más importante para superar la ansiedad dental es encontrar un buen dentista y siempre se debe comenzar con una lista de dentistas que le den las mejores opciones.
Un buen dentista es el que:
  • Es paciente
  • Es muy competente
  • Se esfuerza para hacer de cada sesión libre del dolor
  • Realmente se preocupa por usted
  • Tiene la capacidad de aliviar los traumas del pasado.
Pregunte a sus amigos y familiares para obtener una lista de los dentistas que recomendaría. Recuerde, no se deje intimidar. Usted es el consumidor y es el dentista que a usted le debe vender su servicio.
Se necesita una verdadera asociación entre el paciente y el dentista, una creciente confianza y una relación que vaya de a pocos para manejar situaciones complicadas de la atención.
Normalmente la primera cita es un "llegar a conocer el entorno del consultorio", donde tomamos una historia médica y dental completa y entablamos una conversación positiva con el paciente, brindando todo el tiempo necesario para lograr su adaptación.
Esta comprobado que al explicar claramente los procedimientos previstos (lo que son y por qué piensan hacer ellos) y respondiendo a todas las preguntas del paciente, la mayor parte de la ansiedad puede ser eliminada. Si todo va bien, podemos hacer un examen intraoral utilizando una cámara especial que nos permite ver, en un monitor, el interior de la boca del paciente.
La segunda cita incluye la discusión sobre lo que es lo más estresante de la odontología para el paciente y formas en que podemos reducir, si no eliminar ese estrés. Llevamos a cabo un examen, tomar rayos X y desarrollar un plan de tratamiento.
Si el paciente está listo para una limpieza de los dientes, podemos proceder. Los progresos realizados en cada visita es controlada por el paciente y su disposición a continuar. No debe haber presión en absoluto.
Durante las visitas siguientes, seguir adelante con los procedimientos necesarios. Una persona también puede reducir su ansiedad llevando a un amigo o ser querido, como su apoyo.
A menudo se conseja a la gente no programar citas durante los momentos de estrés. Por ejemplo, programar una cita antes de una reunión de negocios importante o al medio día, si usted sabe que tiene varias tareas que hacer después de la cita.
Además, durante el procedimiento, es bueno decirles a los pacientes exactamente lo que estamos haciendo - cuando se va a sentir la presión y cuando se va a sentir frío. Podemos utilizar todas las técnicas disponibles para minimizar el dolor. En los pocos casos donde el paciente siente molestias, es importante informárselo. Sorprendentemente, se reduce la ansiedad si el paciente sabe exactamente qué esperar.

Muchos odontólogos utilizan una técnica conocida como imágenes guiadas donde se le hace pensar en las experiencias placenteras (como tomar el sol en una playa), mientras que el procedimiento está pasando.
Algunos dentistas pueden usar las técnicas de relajación con usted. Otros reproducir música suave de fondo o que el paciente pueda llevar en un walkman y auriculares. Algunos dentistas usan incluso gafas de realidad virtual que el paciente puede usar durante el procedimiento.
Si su dentista no está dispuesto a hablar sobre su ansiedad o tratar de ayudar a reducir la ansiedad es el momento de conseguir un nuevo dentista.
Recuerde que un consumidor informado es un consumidor menos ansioso. Asegúrese de que su dentista explique todo y cada procedimiento al que será sometido. Buenos dentistas suelen tener videos, folletos o libros que explican los procedimientos que realizan. Un buen dentista responderá a las preguntas que tenga con lo cual ayuda a disminuir su ansiedad.
Con una buena relación dentista-paciente y con buena comunicación, la ansiedad dental se puede superar. Usted debe sentirse cómodo para discutir sus inquietudes con su dentista y debe estar seguro de que él o ella hará todo lo posible para reducir su ansiedad.

ARTÍCULOS RELACIONADOS