Alerta con el sangrado de las encías

No es necesaria una elaborada estadística para determinar que, para muchos, el odontólogo es lo último. Y es que solo un tormentoso y, en la mayoría de las ocasiones, persistente dolor, es el resorte que logra poner al paciente sobre el diván del dentista.

Las enfermedades dentales, por lo general, son el resultado de lo más simple: un mal cepillado aunado a una escasa consulta a los especialistas. Los expertos resaltan que no hay nada mejor que la prevención.





Para el estomatólogo español Santiago Carreras, no hay que subestimar ni un pequeño sangrado.

“El sangrado en las encías es lo primero, cuando puede comenzar una gingivitis (enfermedad bacteriana). La gente muchas veces interpreta como normal que, de repente, al morder una manzana sangre un poquito, o que al cepillarse se produzca lo mismo, pero esto nos está indicando que hay una parte de las encías que está inflamada y tenemos que ir al dentista porque, seguramente, estamos haciendo una técnica (de limpieza) que no es correcta”, enfatizó el especialista durante un curso de Periodoncia e Implantología finalizado el pasado viernes en el Hogar Clínica San Rafael.

Para su colega, el estomatólogo italiano Carlo Tinti, también asistente al evento, hay más pérdidas de dientes producto de las enfermedades periodontales que por caries.

“En el mundo, estadísticamente, se pierden más piezas por enfermedades periodontales que por las caries. La enfermedad en las encías no pasa en niños, en toda la historia del mundo solo hay siete casos. El 95 por ciento de los pequeños que no pasan de los 10 años tiene solo una gingivitis, que es una inflamación, mas no ataca los huesos, éstos comienzan a ser atacados en la pubertad, así que es mejor prevenirla que curarla, ya que lo peor es la perdida total de los dientes, la muerte, perder el hueso”, refiere el especialista.

Sin embargo, hace la salvedad: “Ahora, a través de la cirugía, está la posibilidad de reconstruir el hueso, pero es mejor prevenir que curar”.

Tan importante es la salud bucal que, según un estudio realizado con 1.400 adultos sanos durante 24 años, reveló que la placa dental persistente sobre la superficie y entre los dientes, y las encías, no solo causa caries y gingivitis, sino que, además, incrementa en un 79% el riesgo de muerte prematura de manos del cáncer, entre éstos, el de mama.

Según los expertos a cargo de la investigación, la placa dental puede adelantar hasta 13 años la muerte en mujeres, y 9 años en hombres. Además, este rango aumentaría de acuerdo con el tamaño de la superficie cubierta por la placa, que aumenta el riesgo de sufrir infecciones cardíacas y respiratorias.

El cuidado efectivo de los dientes se hereda. “Lo primero que se le debe enseñar a un niño en la limpieza del diente, la idea es que los padres lo hagan junto con su pequeño. Primero están los expertos, que están educados para enseñar a cepillar, pero los padres también son un papel fundamental”, explica Carreras.

Fuente: Odontofarma



ARTÍCULOS RELACIONADOS