Dientes cuidados y sanos: mejor salud y autoestima

La autoestima es la idea que uno tiene acerca del mayor o menor valor de su propia persona, si es elevada aporta equilibrio y si es baja provoca vulnerabilidad emocional. Todo lo que hagamos para nuestro bienestar físico o mental conlleva a un aumento de la misma. Tener y conservar una dentadura sana que permita una “buena sonrisa”, es un ejemplo de ello.




La boca de los humanos está cubierta por los labios superior e inferior y desempeña funciones importantes en diversas actividades como el lenguaje y en expresiones faciales como la sonrisa. Dentro de ella están los dientes, con una distribución característica según la función que le corresponde en cada ubicación.

El sonreír no solo cambia la expresión de la cara, sino que también hace que el cerebro produzca endorfinas que reducen el dolor físico y emocional, lo que promueve una sensación de bienestar. Cuando uno sonríe expone los dientes a los demás, pero estoy seguro que se sonríe mejor y con más comodidad cuando podemos exhibir unos dientes sanos.

Las funciones de los dientes son: masticatoria, fonética, estética y contribuyen a la expresión facial. Resulta importante tener buenos hábitos y prácticas con relación a la higiene bucal porque de lo contrario se pueden presentar diversas afecciones como las caries.

Esta es una enfermedad multifactorial debida a la mala higiene, técnica de cepillado incorrecta, malos hábitos dietéticos, entre otras. La misma es ocasionada por la pérdida de la dureza de los dientes, o sea, una desmineralización de éstos. Se genera por la acción de los ácidos, producidos por las bacterias que atacan y destruyen el esmalte, la dentina, y en un grado mayor, llega hasta la pulpa, formando una fosa ó fisura dentro del diente.

Los dientes también pueden “picarse”, como se dice popularmente, por el consumo de bebidas carbonatadas como los refrescos o sodas, debido a los ácidos y azúcares que contienen.
Las caries dentales afectan a más del 90 por ciento de la población mundial y se clasifica como una enfermedad trasmisible e irreversible. En los últimos tiempos se ha experimentado una tendencia a su disminución en la población menor de 15 años, aunque su comportamiento tiene variaciones entre países.

¿Qué es la placa dentobacteriana?

Es una película o placa que se forma abriendo la superficie de los dientes, compuesta por elementos de la saliva, bacterias y restos de alimentos. Se observa a simple vista y su presencia favorece la aparición de caries debido a las bacterias presentes en ella, además de enfermedades de las encías por la presencia de sarro o las llamadas piedras.

¿Cómo prevenir las caries?

- Realizar una buena técnica de cepillado.
- Hacer uso del hilo dental.
- Llevar una dieta sana y baja en carbohidratos.
- Controles periódicos con el estomatólogo.
- Cepillado cuatro veces al día.

Los dientes deben cepillarse después de desayuno, de almuerzo y comida, y también antes de acostarse. Se debe tener una correcta técnica de cepillado, la que explico a continuación.

Se cubren las celdas del cepillo con la pasta dental y, sin mojarlo, colocamos el cepillo sobre la encía de forma que las celdas del mismo formen un ángulo de 45 grados con el diente y realizamos movimientos de rotación de manera que el alimento atascado entre el diente y la encía sea eliminado. La operación se repite de 10 a 12 veces por diente y se realiza sobre todas las superficies. La lengua se debe cepillar una vez al día, de atrás hacia adelante, suavemente. Al terminar, el cepillo se colocará en un lugar donde corra el aire, este se debe cambiar cada tres meses o cuando las celdas pierdan su dureza o su forma.

También se debe emplear el hilo dental, se considera que este aporta el 40 por ciento de la higiene, es decir casi la mitad, junto con el cepillado, la técnica de uso de hilo dental es bastante simple y rápida.

Otros elementos importantes a tener en cuenta para evitar las caries dentales guardan relación con la salud general, entre estos están: una dieta balanceada, ejercicios físicos, no tener adicciones (tabaquismo, café, alcohol y otras drogas), y por supuesto, se insiste una buena higiene bucal.

Los hábitos alimentarios saludables son también de vital importancia para la prevención de diversas afecciones bucales. La alimentación es una de las necesidades fundamentales de los seres humanos. La calidad e higiene de los alimentos que consumimos nos ayuda a portar dientes mucho más saludables.

Es importante una alimentación sana porque en condiciones de desnutrición existe una mayor susceptibilidad para la formación de caries, aparecen defectos en la formación del esmalte dental, que es la capa más externa del diente. También aparece retardo en la composición dentaria, se evidencian alteraciones en estructuras de soporte de los dientes (huesos) y aparecen alteraciones en las glándulas salivales, lo que afecta la cantidad y calidad de la saliva.

Los dientes constituyen un gran indicador de la salud del individuo, así como también de muchos de sus hábitos, fundamentalmente los higiénicos. Cuidar tus dientes es cuidar tu salud en general, pero además tu imagen personal. Si cuidas tus dientes te sentirás mejor como persona y mejorarás tu autoestima, tu autoconcepto y te proyectarás con más comodidad ante los demás.

Fuente: radioangulo.cu


ARTÍCULOS RELACIONADOS