La menopausia y sus consecuencia bucodentales

El Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife ha advertido de que la menopausia también puede afectar a la salud oral de las mujeres, pues el menor aporte o la usencia de estrógenos pueda provocar una atrofia y sequedad en las mucosas de la cavidad oral. A nivel de la encía, esto se traduce en una mayor fragilidad de los epitelios —tejido que reviste la superfice, cavidades y conductores del organismo— frente a traumatismos, como los originados por una corteza de pan más dura o un cepillado de dientes enérgico, y una respuesta a la irritación por placa bacteriana menos eficiente.




La inflamación por placa puede derivar con mayor facilidad en ulceración, lo que crea un círculo vicioso al dificultar el dolor consiguiente el arrastre mecánico de las bacterias. Para evitar estas dolencias, el Colegio de Dentistas recomienda a las mujeres que han pasado la menopausia hidratarse de forma correcta y tomar líquidos, ya sea en forma de agua o frutas, hasta alcanzar en torno a los 2 litros diarios como mínimo.

Dado que las glándulas salivares también se atrofian, para que produzcan más saliva se pueden utilizar medicamentos (que tienen efectos secundarios y han de ser recetados por un facultativo) o caramelos y chicles sin azúcar, con sabor a fresa ácida o limón, que estimulan la salivación en bocas habitualmente secas. Esta sequedad de boca, aclara la entidad colegial, es causa de recidiva de caries tratadas y de formación de nuevas caries en las raíces (habitualmente expuestas en estas edades) de los dientes. Otro problema provocado por la falta de estrógenos es la gingivitis sobre una encía atrófica, que obligan a remover los depósitos de cálculos y toxinas de las superficies dentales y mantenerlos libres de bacterias en un 80 por ciento.

Para ello, se dispone de colutorios con Clorexidina formulada a diferente concentración, en función de las necesidades, o combinada con aceites esenciales, acetilpirimidinio y otros compuestos menos efectivos, para el control químico de las bacterias de la cavidad oral cuando el arrastre mecánico mediante el cepillo no es posible. No obstante, hay que tener en cuenta que en el organismo hay bacterias beneficiosas para la salud y que los productos químicos, ya sean antibióticos u otro tipo de quimioterápicos, no matan de forma selectiva a las malas, de ahí la importancia del control mecánico y diario de la placa bacteriana y del uso de colutorios con fluoruros una vez resuelta la ulceración y la gingivitis en aproximadamente 2 semanas. Según el Colegio de Dentistas, una úlcera que no se resuelve en 15 días cuando los factores causales han sido controlados es causa de preocupación, que ha de valorar la conveniencia de tomar una biopsia.

Fuente: 20minutos.es


ARTÍCULOS RELACIONADOS