La salud bucal y la diabetes

La Salud Bucal es primordial en personas con Diabetes ya que si se padece de alguna enfermedad en la encía y los dientes, es más difícil controlar los niveles de glucosa en la sangre. Esta es la segunda semana de la Salud Bucal en el Estado de México y ronda el Día mundial de control de la Diabetes. La American Dental Association señala en su sitio web que cuando la diabetes no se controla adecuadamente, los altos niveles de glucosa en la saliva pueden ayudar a las bacterias a prosperar.





La película Pegajosa de Bacterias

Los dientes están cubiertos de placa dental, una película pegajosa de bacterias. Después de una comida, un refrigerio o de beber algo que contiene azúcares o almidones, las bacterias derivan de los azúcares unos ácidos que atacan el esmalte de los dientes. Los ataques repetidos pueden causar que se rompa el esmalte y con el tiempo puede tener como resultado la formación de caries dentales.

La placa que no se remueve puede con el tiempo endurecerse (calcificarse) y formar sarro, o tártaro. Cuando el tártaro se acumula sobre la línea de las encías, se hace más difícil cepillar y limpiar entre los dientes completamente. Esto puede crear las condiciones que conducen a la inflamación crónica y la infección en la boca.

Como la diabetes reduce la resistencia del cuerpo a las infecciones, las encías están entre los tejidos que se probablemente se afecten. Las enfermedades periodontales son infecciones de las encías y del hueso de soporte de los dientes en la boca.

La enfermedad periodontal está vinculada a menudo con el control de la diabetes. Por ejemplo, los pacientes con un control insuficiente del azúcar en la sangre parece que desarrollan la enfermedad periodontal más a menudo y con mayor severidad, y pierden más dientes que las personas que tienen buen control de su diabetes. Es posible tener la enfermedad periodontal y no tener todas las señales de aviso. Si nota alguno de las señales de aviso de la enfermedad periodontal, vea a su dentista inmediatamente.

Otras enfermedades orales relacionadas con la Diabetes

La candidiasis oral, una infección de hongos en la boca, parece ocurrir más frecuentemente entre las personas con diabetes, incluyendo aquellas que usan dentaduras. Su dentista le puede recetar medicamentos contra los hongos para tratar esta condición. La buena higiene oral es crítica.

Liquen plano es un desorden de la piel que produce lesiones en la boca. Una forma más severa de liquen plano produce úlceras que erosionan el tejido superficial. Aunque no hay una cura permanente, su dentista le puede recetar un anestésico tópico u otros medicamentos para reducir y aliviar la condición.

Algunos diabéticos han reportado que ha disminuido su gusto por lo dulce, aunque el deterioro en el sentido del gusto no es severo por lo general. La alteración en el sentido del gusto, que la mayoría de los pacientes diabéticos casi no notan, puede influenciar los alimentos que escogen para favorecer los que saben dulce con alto contenido de carbohidratos altamente refinados. Esto puede empeorar la salud dental y general del paciente.

¿Cirugía?

La infección es un riesgo para el paciente diabético y puede dificultar el control de los niveles de glucosa en la sangre. Si va a tener cirugía oral extensa, su dentista le puede recetar antibióticos para minimizar el riesgo de infección. Para ayudar el proceso de cicatrización, mantenga su nivel de glucosa en la sangre bajo control antes, durante y después de la cirugía.

¿Qué hacer para prevenir?

Los cuidados orales preventivos, incluyendo las limpiezas profesionales en el consultorio dental, son importantes si quiere controlar la progresión de la enfermedad periodontal y de otros problemas de la salud oral. Los chequeos dentales regulares y los sondeos periodontales son importantes para evaluar la salud dental en general y para tratar los problemas dentales en sus etapas iniciales. Su dentista le puede recomendar evaluaciones y procedimientos preventivos mas frecuentes, como las limpiezas, para mantener la buena salud oral.

De esta forma se recomienda asistir a su centro de salud más cercano para realizar una prueba de glucosa y asistir con su dentista después de comer para que se realice una adecuada consulta con niveles regulares de azúcar, sin olvidar de informar al dentista sobre su diabetes.



ARTÍCULOS RELACIONADOS