IMPLANTES INMEDIATOS: Ventajas e Inconvenientes

Una de las soluciones que más demandan las personas que necesitan extraerse un diente es la colocación de un implante inmediato. 

implantologia


La posibilidad de tener una nueva pieza dental al momento y sin necesidad de someterse a varias intervenciones es muy atractiva para los pacientes, pero, pese a lo que aseguran muchos anuncios y campañas de marketing, no es una opción válida para todos los casos.

"Los pacientes desearían muchas veces tener una prótesis fija e inmediata, pero este protocolo de tratamiento tiene indicaciones limitadas", señala Blanca Guisado, profesora titular de Cirugía Bucal de la Universidad Complutense de Madrid y directora del Máster de Cirugía Bucal e Implantología de la Facultad de Odontología de la citada universidad. Coincide con ella Carlos Mendieta, director del Máster en Periodoncia e Implantología Oral de la Universidad de Barcelona, que recuerda que es fundamental que el profesional "evalúe las posibilidades de cada caso" antes de optar por una determinada opción.

► Leer también: IMPLANTES DENTALES: No te olvides que también deben cuidarse

Un implante inmediato es aquel que se coloca en el alveolo justo después de la extracción de un diente (un traumatismo o una pieza en muy mal estado son algunas de las causas que obligan a esta exodoncia).

Hasta hace pocos años, era necesario esperar siempre unos meses después de la extracción del diente para colocar los implantes dentales. Una vez colocados, debía pasar asimismo un tiempo prudencial para disponer los dientes fijos. Pero los implantes inmediatos que, además, también llevan carga inmediata (colocación del implante y, acto seguido, de la pieza dental) permiten eliminar esos plazos de espera, si bien en esa intervención no suele utilizarse el que será el diente definitivo (la encía experimenta cambios que hay que respetar para un ajuste completo).

Además de ese ahorro de tiempo e intervenciones, una de las grandes ventajas de los implantes inmediatos es que se reduce la reabsorción del hueso que soporta el implante y la variación en la forma de la encía.

Sin embargo, en los casos en los que hay una infección activa, el hueso donde debe ir anclado el implante es insuficiente, existen problemas en la encía, hay un proceso quístico activo o el paciente tiene hábitos como el bruxismo, esta opción no es válida.

En general, "el protocolo de implante inmediato postextracción con carga inmediata se reserva para las indicaciones muy favorables, en la que el implante tiene mucha estabilidad y no ha hecho falta una intervención con injerto de hueso", señala la profesora Guisado.

Según los expertos, una vez completado el proceso, el principal riesgo a evitar es la aparición de la llamada periimplantitis, una infección similar a la periodontitis (más conocida como piorrea) que afecta al tejido que rodea a los dientes.

"Hay factores de riesgo asociados, como el tabaquismo, el consumo de alcohol, la mala higiene oral, la diabetes mal controlada o la presencia de dientes con enfermedad periodontal", indica Mendieta, quien recuerda que otro punto que influye de forma determinante en el éxito del proceso es "una buena elección del implante que se coloca".


"No todos los implantes son iguales. Las características de las superficies de los implantes son distintas y, por tanto, los resultados a corto y largo plazo son distintos. Para evitar estas infecciones periimplantaria y otras complicaciones asociadas, debe seleccionarse un tipo de implante de calidad contrastada con estudios que avalen su fiabilidad, deben colocarse los implantes siguiendo fielmente el protocolo de colocación y el paciente debe adherirse a un estricto protocolo de seguimiento y mantenimiento. Sólo de esta forma se pueden obtener resultados a largo plazo sin inconvenientes para los pacientes", aclara.

En ese sentido, el profesor Mendieta advierte de que "cuando se ofrecen tratamientos a precios muy reducidos" hay que pensar en la posibilidad de que "la calidad de los materiales utilizados pueda verse afectada y estar por debajo de los estándares aceptables".

Eduardo Anitua, responsable de la clínica dental que lleva su nombre en Vitoria, presidente y director científico del Biotechnology Institute de Vitoria (BTI) y pionero en la regeneración de tejidos también alerta de la "vulgarización de la especialidad médica que se está produciendo" por parte de franquicias y campañas de marketing.

"Poner un implante es tan serio como poner un 'stent', pero se está permitiendo que sean comerciales quienes hagan diagnóstico y se coloquen implantes de bajísima calidad", señala.

"Cuando te ofrecen algo muy por debajo de su coste, ya sea un implante o un coche, quiere decir que hay una trampa", concluye.

Cirugía guiada por ordenador

Una de las principales novedades que se han incorporado en los últimos años a la implantología es la cirugía guiada por ordenador. Según explica Javier González Laguna, presidente de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial, esta técnica permite navegar por el maxilar o la mandíbula del paciente y "planificar exactamente cuál es la posición ideal para la colocación del implante", con lo que se consiguen "resultados excelentes y se minimizan riesgos".

Lo primero que hay que hacer es un TAC al paciente que proporcionará toda la información anatómica necesaria. Seguidamente, esta información se procesa y se traduce en un mapa que el especialista puede estudiar y utilizar de guía para planificar la intervención. "El proceso es más rápido y con menos molestias, porque no se improvisa nada", añade.

Fuente: elmundo.es



Share:

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Facebook comments: