SALUD BUCAL: Ser adulto mayor no es sinónimo de perder la dentadura

A medida que vamos envejeciendo es muy importante el cuidado de los dientes. Una idea errónea generalizada es que con el paso de los años la perdida de nuestra dentadura es inevitable, ya que si se cuidan correctamente pueden durar toda la vida.

tercera-edad-salud-bucal


"Al contrario de lo que se piensa, una persona sana de la tercera edad está sometida a los mismos riesgos que una persona adulta, sin embargo ha estado expuesta a estos factores de riesgo por mayor tiempo que una persona más joven” , señala la doctora Paola Tapia, cirujano dentista y odontogeriatra del Grupo Odontológico Norden.


Nuestra boca cambia a medida que envejece. A veces los nervios de nuestra dentadura pueden hacerse más pequeños, con lo que los dientes son menos sensibles a la caries u otros problemas. Es necesario hacer revisiones dentales con regularidad, ya que de no ser así los problemas no se diagnosticaran hasta que sea demasiado tarde. "En un adulto mayor bien conservado, una vez al año es suficiente. Luego es según las necesidades de cada paciente y pueden ser cada tres o seis meses, e incluso cada 30 días dependiendo del estado de salud general de cada persona", agrega la especialista.

Los adultos mayores son afectados por las mismas enfermedades orales que el resto de la población, sin embargo el terreno donde se desarrollan está más deteriorado. Asimismo la manifestación de algunas patologías orales se ve modificada por las condiciones basales, la farmacología y la reserva fisiológica del paciente, entre otros.

"Aquí los odontólogos deben diferenciar entre un adulto mayor sano de un adulto mayor frágil para determinar el tratamiento, ya que un adulto mayor sano, que ha tenido un buen control personal y profesional de su salud oral, que no presenta mayor patología ni farmacología y que está integrado en su entorno social no requiere de una atención especializada a la hora de acudir al odontólogo ya sea por caries, enfermedad periodontal o desdentamiento progresivo, en otras palabras su tratamiento no difiere mayormente al que se implementa en un adulto bajo los 65 años de edad", acota Paola Tapia.

Sobre los cuidados dentales que una persona debe tener, comenta que "a partir de una higienización profesional se debe mantener la salud de dientes y mucosas con un cepillo blando, con una técnica ordenada y metódica, por un tiempo adecuado, además, se debe considerar el uso de cepillos eléctricos cuando hay problemas de motricidad fina y bajo indicación médica se deben utilizar agentes coadyuvantes, como clorhexidina, cuando las dificultades son mayores.

Hoy en día la mayoría de las pastas dentales contiene flúor por lo cual cubren las necesidades de la población. En este segmento etario el flúor no es tan importante, como si lo es en niños y adolescentes. Lo más importante es la técnica de cepillado, la frecuencia y su duración”.

Pero, a pesar de que la población piense que la pérdida dentaria en los adultos mayores se da con la edad no es así, ya que la primera causal son las caries y enfermedades periodontales. “No es sólo el avance de la enfermedad periodontal la responsable de que los dientes se “suelten” o adquieran mayor movilidad. Recordemos que un mal control de la higiene oral permite el asentamiento de la enfermedad periodontal, en simples palabras”, afirma Paola Tapia, odontogeriatra de Grupo Dental Norden.

ARTÍCULOS RELACIONADOS