CIRUGÍA MAXILOFACIAL : Consideraciones anestésicas en cirugía maxilofacial

La cirugía maxilofacial ha experimentado un gran desarrollo en las últimas décadas, realizando gran parte de los procedimientos en quirófanos bajo anestesia general ya que gracias a los nuevos agentes anestésicos, la introducción de sofisticado equipo de monitorización y el avance en las técnicas y control de la vía aérea el acto anestésico se ha convertido en algo seguro.

anestesiología


Sin embargo, el manejo anestésico de las estructuras maxilofaciales requieren de una evaluación cuidadosa de las condiciones sistémicas y locales por parte del anestesiólogo, ya que en la mayoría de los padecimientos maxilofaciales se tienen consideraciones anatomo-fisiológicas especiales como en el caso de: deformidades dentoesqueléticas, fisura labiopalatina, anquilosis de articulación temporomandibular, trauma facial severo, cirugía dentoalveolar y tratamiento de tumores y quistes de la cavidad bucal y maxilares. 


En este artículo se revisarán algunos aspectos anestésicos para los procedimientos más comunes en cirugía maxilofacial. La cirugía ortognática se considera el arte y ciencia de combinar la ortodoncia y la cirugía para lograr la corrección de las deformidades dentoesqueléticas de los maxilares y sus estructuras asociadas mediante el reacomodo dental y esquelético por medio de diferentes técnicas quirúrgicas. 

Las cuales al ser realizadas en una zona anatómica tan vascularizada comúnmente requerían de la reposición de una o varias unidades de sangre durante el trans o el posoperatorio, que sin embargo desde hace varios años y con la utilización de técnicas anestésicas hipotensivas, uso de antifibrinolíticos como la aprotinina, protocolos de manejo para evitar pérdidas sanguíneas innecesarias como los descritos por Ging Gong y esquemas de autotransfusiones en caso de requerirse. 


ARTÍCULOS RELACIONADOS