BIOSEGURIDAD : Protocolos de asepsia en odontologia


Tras la aparición de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en los años 80, el miedo de los odontólogos a poder adquirirlo o transmitirlo durante la práctica odontológica ha intensificado el estudio e interés sobre la exposición ocupacional a fuentes de infección y el protocolo de control de infección cruzada.

A pesar de que el SIDA es la enfermedad que más ha impactado en la historia de la odontología, hay otros microorganismos patógenos que pueden transmitirse a través de la infección cruzada y que hay que tener en cuenta, como el virus de la Hepatitis B y C (VHB y VHC), virus herpes simple tipo 1 y 2, bacilo tuberculoso, citomegalovirus, o el virus influenza.

Al inicio de la epidemia del VIH se consideró que debido a la alta frecuencia de contactos entre odontólogos y pacientes seropositivos, el riesgo de transmisión del VIH debería ser elevado.

Vea también: BIOSEGURIDAD en Odontología


Sin embargo, se ha establecido que el riesgo de infección ocupacional por el VIH de los trabajadores sanitarios que han sufrido exposiciones percutáneas (pinchazos accidentales) con sangre infectada es del 0.3 %, mientras que con el VHB es del 20 % (ya que es más virulento y tarda más tiempo en inactivarse fuera de boca que el VIH).

La infección cruzada es considerada como la transmisión de diversos agentes infecciosos a distintos niveles: paciente-paciente, paciente profesional sanitario, o profesional sanitario-paciente.

READ FULL ARTICLE HERE

esorib.com
Clavero A / Silvestre FJ / Simó JM / Requeni J




Share:

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Facebook comments: