Colores de las manchas en los dientes: qué indican


El color de las manchas en los dientes proporciona información sobre su origen y remedio.

Así no está de más acercarse un poco más al espejo para identificar con más detalle el tono antiestético que desluce tu dentadura.

A modo de ejemplos, las tonalidades más comunes y sus posibles causas son las siguientes:

Manchas blancas: podrían preocuparnos menos de inicio por ser del color asociado a unos dientes sanos, pero suelen ser fruto de una higiene oral deficiente o un exceso de fluor (conocido como fluorisis) desde la infancia que se ha mantenido a lo largo del tiempo.

La acumulación de placa bacteriana, o incluso la presencia de caries causadas por la desmineralización del diente, son dos de los motivos más habituales de esta tonalidad.

Manchas marrones: aparecen debido al consumo de alimentos, bebidas, o vicios nocivos para nuestra salud dental, como los dulces, el vino, o el tabaco.

Si después de consumirlos no se cepillan los dientes, el resultado será la aparición de esas manchas marrones tan antiestéticas.

Manchas verdes: esta coloración, que se da sobre todo en niños y adolescentes, se manifiesta por acción de una pigmentación conocida como fenacina, que segregamos por la acumulación de bacterias y hongos en la zona gingival (la situada justo donde comienza la encía).

De nuevo, la higiene dental insuficiente es el principal factor de riesgo de su aparición.

Manchas amarillas: esta tonalidad aparece por la acumulación de restos de alimentos y la consecuente colonización de microorganismos y bacterias en la boca (lo que se conoce como placa bacteriana). Algunos medicamentos también provocan que nuestros dientes amarilleen.

Manchas grises: los traumatismos en la boca como consecuencia de un golpe o una caída pueden dar origen a manchas grisáceas.

Pero también es posible que se deban al consumo de determinados antibióticos, a enfermedades, a un déficit del desarrollo de los dientes desde la infancia o a necrosis de alguno de ellos.

Manchas negras: suelen estar formadas por manchas pequeñas y son frecuentes en los niños por la acción de bacterias cromógenas (las que aparecen justo donde comienza la encía).

También aparecen por enfermedades como la periodontitis (inflamación e infección de las encías), medicamentos altos en hierro, o el uso de enjuagues bucales con mucha clorohexidina (una sustancia desinfectante).

webconsultas.com




Share:

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Facebook comments: