¿Qué es una bolsa peridontal?


La palabra periodontal significa literalmente "alrededor del diente".

Las enfermedades periodontales, también conocidas como enfermedades gingivales, son infecciones bacterianas graves que destruyen las encías y los tejidos que rodean la boca.

Los odontólogos llaman bolsa periodontal al espacio que aparece entre el diente y la encía de una persona afectada por una enfermedad periodontal (periodontitis).

De hecho, las bolsas periodontales son el rasgo clínico más definitivo de esta enfermedad oral.

Ver también: ENDODONCIA: Tratamiento de conducto en pieza dentaria con hipercementosis


Cómo se forma una bolsa periodontal

Una bolsa periodontal es el resultado de la inflamación y destrucción paulatina de los tejidos que sostienen el diente (encías, ligamentos y tejido óseo de la mandíbula o el maxilar) a lo largo del surco que separa entre la pieza dental y el periodonto.

En los pacientes con problemas periodontales, la encía se retrae, dejando al descubierto parte de la raíz del diente. Una recesión gingival, en quienes tienen fundas o coronas de metal-cerámica, dejaba al descubierto la parte metálica, arruinando el aspecto de su sonrisa.

A medida que la enfermedad periodontal progresa y la infección de placa bacteriana destruye los tejidos de sostén, este surco gingival se va haciendo más ancho y profundo, formando lo que los dentistas llaman bolsas periodontales.

Las claves sobre las bolsas periodontales

° ¿Qué son exactamente las bolsas periodontales? Se trata de espacios entre el diente y la encía donde se acumula la placa bacteriana. Con el tiempo, las bolsas periodontales se hacen más grandes y pueden destruir los tejidos que soportan los dientes.

° Las bolsas periodontales conllevan otras complicaciones como la retracción de las encías. Cuando las encías se retraen, una parte de la raíz del diente queda al descubierto. Esto puede provocar serios problemas tanto a nivel estético como funcional.

° ¿Cómo tratar las bolsas provocadas por la enfermedad periodontal? El tratamiento más habitual es el alisado y raspado radicular, técnicas que forman parte del curetaje dental. Consiste en eliminar los restos de bacterias y sarro que se acumulan bajo las encías. De este modo evitamos la pérdida dental, aunque llegados a este punto no es posible regenerar el hueso afectado de forma natural.

Fuentes :
clinicasanzdental.com
sanitas.es




Share:

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Facebook comments: