1/24/2020

El irrigador bucal, clave para una buena limpieza bucodental


La técnica de limpieza de irrigación bucal consiste en aplicar un chorro de agua a presión sobre los dientes y las encías.

Con esto se consigue arrastrar la placa bacteriana y estimular las encías.

Es una técnica que no sustituye al cepillado, sino que lo complementa.

La combinación permite conseguir una mejor limpieza bucal y con ello reducir la aparición de caries y otros problemas como la halitosis (mal aliento). También mejora la salud de las encías, y reduce el sangrado y la inflamación.

La irrigación bucal está indicada para aquellos que buscan una higiene especialmente cuidadosa.

Vea también: IMPLANTOLOGÍA: Periimplantitis apical - presentación de serie de 11 casos clínicos

Fuente: Youtube / Salud Bucal MedicinaTV
Imagen : clinicadentalbarrasoto.com