¿Los fármacos cambian el color del diente?


Existen diversos fármacos que pueden alterar tanto la estructura del diente como el color.

Es sabido que los dientes son muy vulnerables y susceptibles a cualquier agresión del medio, y es durante su período de formación y mineralización cuando existe mayor riesgo de lesión.

A la hora de hablar de alteraciones del color dental producidas por fármacos, podemos dividirlas en dos grandes grupos según el mecanismo de acción: coloraciones extrínsecas y coloraciones intrínsecas.

Las coloraciones extrínsecas son debidas a sustancias coloreadas que se pueden depositar sobre el diente, sin afectar a la composición estructural del mismo. Entre los fármacos que podemos encontrar en este grupo destacamos los siguientes:

Ver también : PERIODONCIA: Enfermedad periodontal e infección por VIH


- Clorhexidina: agente antimicrobiano utilizado como antiséptico. Ha demostrado ser eficaz en la prevención de la caries, la gingivitis y el control de placa.

Sin embargo, a pesar de sus buenas propiedades, hay que tener en cuenta que es capaz de teñir los dientes de color marrón amarillento tras su uso prolongado.

No es la clorhexidina en sí la que provoca la coloración, sino una reacción química de su molécula al contacto con productos ricos en taninos (café, té o vino tinto) o la reacción entre las proteínas de la placa y la clorhexidina formándose compuestos pigmentados.

- Fluoruro estañoso: compuesto utilizado en el tratamiento de los dientes con sensibilidad que aparece en la composición de determinados dentífricos, geles o colutorios. Se deposita sobre la superficie de los dientes dando a los mismos un color negro verdoso.

- Sales ferrosas: utilizadas en el tratamiento de la anemia ferropénica, también pigmentan la superficie del esmalte. Sobre la superficie de los dientes se depositan pigmentos de color negro por la acción de determinadas bacterias que transforman los compuestos ferrosos en óxido ferroso, que en contacto con la saliva dan ese característico color negro.

Las coloraciones intrínsecas son alteraciones que se producen en el interior del tejido dentario, por lo que su eliminación requerirá tratamientos más complejos. Los principales fármacos que pueden producir este tipo de tinciones son los siguientes:

- Flúor: tiene la capacidad de acumularse en el hueso, dentina, cemento y esmalte dental durante su desarrollo. La tinción por fluorosis se debe a un aporte excesivo de flúor de forma crónica, durante el desarrollo y mineralización del esmalte dental.

El período de mayor riesgo, y por tanto cuando hay que extremar las precauciones, es aproximadamente entre el sexto mes de embarazo y los ocho años de edad.

La suma de todas las fuentes de las que puede proceder el flúor, como el agua de bebida, las pastas dentales y algunos alimentos, puede superar el límite en el cual se provoquen las tinciones antiestéticas de la fluorosis.

Según el grado de afectación, la tinción adquiere desde tonalidades “blanco-tiza” hasta aspecto grisáceo o marrón.

- Tetraciclinas: antibiótico muy utilizado en la década de los 50 con un conocido efecto indeseable sobre el color de los dientes. Las tetraciclinas se incorporan al diente durante su periodo de calcificación, por ello no se recomienda su administración durante el 2-3er trimestre de embarazo, ni en niños menores de 8 años.

La coloración puede variar desde el amarillo a gris, pasando por marrones. Ello dependerá del estado de mineralización del diente, de la dosis, del tipo de tetraciclina y de la duración del tratamiento.

Así por ejemplo la tetraciclina, la dimetilclortetraciclina y la oxitetraciclina producen un color amarillento, mientras que la clortetraciclina produce un color gris parduzco. Se ha observado que la oxitetraciclina es la que menor tinción produce, y que la doxiciclina no tiñe los dientes en todos los casos.

- Amoxicilina: se ha especulado con que la amoxicilina puede estar asociada con defectos de esmalte. Aunque existen pocos estudios que puedan confirmar esta asociación.

El efecto que produce es similar al de la fluorosis, con aparición de opacidades en el esmalte, por lo que se piensa que puede ser un coproductor de la misma, o un agravante de una fluorosis inicial.

Se ha visto que la amoxicilina interfiere en el desarrollo de los dientes temporales durante los seis primeros meses de vida.

- Linezolid: no se conoce con certeza el mecanismo por el cuál linezolid produce manchas en los dientes, pero se ha visto que el efecto es mínimo y reversible. En cualquier caso, hay que tener presente que es un medicamento relativamente nuevo y que la literatura al respecto es todavía escasa.

° ufpelafe.blogspot.com
° Publicado por Laura Lorente




Share:

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Facebook comments: