11/12/2020

Abrasión Dental y el Cepillado Dental

Medicina Bucal

La abrasión es la perdida de sustancia dental producida por un trauma externo, el ejemplo más común es el del cepillado incorrecto y la oclusión.

Un cepillo duro, que irrite a la encía y la haga retroceder, provoca la retracción de la misma y el descubrimiento de la zona del cuello dentario que presenta la característica muesca de la abrasión.


Este proceso produce diversos efectos en la pieza dentaria:

a. Daños en la pulpa dental. Como la inflamación de la pulpa por la fricción del cepillo sobre el diente. O exposición de la pulpa por la continua abrasión del diente.
b. Interrupción de la forma dentaria que facilita el autolimpiado, de forma tal que la placa bacteriana ve favorecida su acción cariogénica.
c. Al formarse una cavidad en el cuello del diente, favorece a la acumulación de placa (sarro).
d. Hipersensibilidad, la sensibilidad es por la exposición de los túbulos dentinarios, que al recibir un estímulo se interpreta como dolor.

TRAUMA DENTAL


¿Cómo se trata la abrasión dentaria?

1. Utilizar un cepillo dental de cerdas suaves.
2. Aprender a cepillarse correctamente sin dañar las encías o desgastando el diente (abrasión).
3. Aplicar ionomero en las zonas abrasionadas.
4. Utilizar pastas dentales o enjuagues contra la sensibilidad.
5. Aplicar flúor en las zonas abrasionadas.

También te puede interesar :
¿Qué cuidados debes seguir tras una endodoncia?
Mal aliento por Cáseum: Las bolitas blancas de la garganta
Cómo prevenir el VPH en lesiones bucales