Consejos básicos para cuidar y mantener una prótesis dental


La pérdida de una pieza dental o la necesidad de recurrir a una dentadura postiza son dos situaciones frecuentes en personas de más de 60 o 70 años.

Existen distintos tipos de prótesis bucales, parciales o totales, y todas ellas requieren unos cuidados esenciales para conservarlas en óptimas condiciones y garantizar que se cuenta con una boca sana.

Tal como señala el Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia (ICOEV) cualquier implante dental debe ser realizado por especialistas y, una vez realizado, habrá que seguir una pautas de higiene que permitan el encaje perfecto de la pieza y eviten el deterioro del hueso que la sustenta.

LEER TAMBIÉN: Procedimientos para la toma de impresión con alginato


También en las prótesis removibles, como es el caso de las dentaduras postizas que se pueden retirar de la boca, el cepillado con elementos específicos es una medida básica para garantizar su durabilidad y su capacidad para cumplir perfectamente su función.

Cómo mantener una prótesis extraíble en perfectas condiciones

Los odontólogos señalan que las prótesis son elementos de rehabilitación oral, fabricados en distintos materiales, pero siempre de forma personalizada, atendiendo a las necesidades específicas de quien los necesita.

Comer, hablar, sonreir… la dentadura postiza juega un papel determinante en distintas actividades cotidianas y es imprescindible cuidarla igual que haríamos con los dientes naturales. Así que entre los consejos básicos que señalan los expertos hay que destacar:

Limpieza diaria. Es importante eliminar cualquier resto de comida, lavando cuidadosamente la prótesis con un cepillo y una pasta especial si la puedes retirar, o realizando un cepillado normal en caso de prótesis fijas.

Lo ideal es hacerlo después de cada comida y, si no fuera posible, realizar la limpieza al menos cada doce horas. Además recurrir cada cierto tiempo a los comprimidos limpiadores que se disuelven en agua eliminando cualquier impureza o bacteria también es una medida más que aconsejable

Higiene bucal. Aunque retires tu prótesis para aplicarle las necesarias medidas de higiene, no hay que olvidar el cuidado de la propia boca. Cepillar la lengua y las encías, con un cepillo suave, y enjuagar la boca con un colutorio o simplemente con agua templada, es un gesto sencillo pero importante.

Superficie y bordes. Es básico también eliminar cualquier resto de mucosa que pueda apreciarse en la superficie de la prótesis que está en contacto con el paladar, haciendo hincapié en los bordes o en cualquier elemento de unión que pudiese existir.

Revisiones periódicas con el dentista odontólogo. Por último, es importantes acudir al especialista en caso de notar cualquier molestia relacionada con la dentadura postiza y hacerlo, también, una vez al año para confirmar que sigue adaptándose perfectamente a nuestra boca y cumpliendo su función.

65ymas.com
MARIOLA BÁEZ




Share:

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Facebook comments: