Beneficios y características de las carillas de porcelana


“Las carillas dentales, aunque pueden solucionar algunos problemas de funcionalidad, casi siempre suelen tener un fin estético”, explican desde Clínicas Den.

Son láminas que pueden estar construidas de distintos materiales, que se colocan sobre la cara externa del diente para cubrir problemas estéticos, como roturas, cambios de coloración o malposiciones.

Ver bien la sonrisa de uno mismo es clave para estar a gusto con el físico. De ahí el incremento en la demanda de este tratamiento que mejora la estética de la sonrisa de forma duradera.

Estas son las características principales de las carillas:

Leer también: Todos los mitos y las verdades sobre tu estética dental


La evolución del material
Durante estas últimas décadas, el tratamiento de carillas dentales se ha ido sofisticando cada vez más. De ahí que existan distintos materiales para fabricarlas, como la porcelana y el compostie.

De porcelana
Las carillas de porcelana son láminas muy finas hechas de porcelana en laboratorio. Se diseñan de manera personalizada según las necesidades del paciente y después se colocan sobre cada diente. Suelen ser más caras que las carillas de composite, ya que sus resultados tienen mayor durabilidad y no se necesitan grandes esfuerzos en cuanto al mantenimiento.

De composite
Por otro lado, las carillas de composite se crean directamente sobre el diente. Se aplica un tipo de resina (similar a la empleada en empastes) a la que posteriormente se le va dando la forma deseada.

Este material es más barato, pero requiere mucha destreza del profesional que lo aplica. Las carillas de composite suponen un poco más de mantenimiento (con más visitas al dentista).

Alternativa al blanqueamiento
En muchos casos, las carillas son una alternativa al blanqueamiento dental, un tratamiento estético cuya demanda también ha aumentado mucho en los últimos años.

La diferencia reside en que los resultados de un blanqueamiento suelen ser de un año o más, cuando las carillas pueden durar de 8 a 10 años en el caso del composite y más en cerámica.

Coloración Aun así, las carillas no siempre se mantendrán del mismo blanco impoluto. Como los dientes, los materiales de las carillas son porosos (el composite más que la porcelana), hecho que hace que su color se pueda volver un poco amarillento con los años. Hay que tener el mismo cuidado con alimentos como el café, el té negro, el vino tinto o la remolacha, ya que suelen teñir los dientes o carillas.

Solución al diastema y otras patologías
Las carillas dentales suelen ser una de las soluciones para el diastema, que es el nombre que recibe un espacio interdental grande entre dos piezas dentales.

Este problema también puede corregirse con ortodoncia, pero el proceso será más largo. Las carillas también pueden solucionar otros inconvenientes estéticos y funcionales, como los cambios de coloración y las malposiciones leves.

Larga duración
Las carillas dentales suelen tener una duración media de entre los 10 o 15 años, siempre que se mantenga una buena higiene y salud gingival. Durante este periodo, se tendrá que ir visitando al dentista de forma regular, pero no más que cualquier otra persona que cuide de su salud dental.

larazon.es
Imagen : estudidentalbarcelona.com




Share:

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Facebook comments: