PERIODONCIA : ¿Por qué mis encías son oscuras?


El color de la encía es hoy en día un factor determinante en la estética de la sonrisa.

Hasta hace pocos años, para tener una sonrisa bonita, era suficiente con tener unos dientes bien colocados, simétricos y a ser posible todo lo más próximo a ese color blanco que los carteles publicitarios nos muestran a diario.

La ortodoncia, los tratamientos de blanqueamiento y las carillas han sido las principales armas para conseguir la máxima estética.

Ver también: ENDODONCIA: Tratamiento de conducto en pieza dentaria con hipercementosis


Hoy en día los cánones de belleza demandan más: una sonrisa no es bonita si no va acompañada por una verdadera arquería de encía, a ser posible de color rosa crudo, con textura como piel de naranja que rodee cada diente y que deje un pequeño triángulo de ese tejido entre cada uno de ellos.

La encía es un tejido blando muy sensible a los factores externos, fundamentalmente a la presencia de placa bacteriana, que son los restos alimenticios junto con las bacterias que conforman la flora de la cavidad oral.

En contacto con ésta, la encía sufre un proceso rápido de inflamación, produciéndose cambios estéticos en la misma. El color se torna más rojo intenso e incluso puede llegar a perder la forma y textura que presentaba.

Este hecho coincide con la aparición de sangrado gingival. Dicho proceso normalmente es reversible, pero debe ser diagnosticado a tiempo y tratado convenientemente.

Las encías pueden ser de color marrón oscuro, ya que están relacionadas con la cantidad de melanina acumulada.

Este hecho puede ser de carácter racial, o debido a factores locales como son el tratamiento con ciertos medicamentos o fundamentalmente a causa del hábito tabáquico.

En cualquier caso, estas tinciones pueden ser tratadas en consulta mediante un tratamiento de microabrasión, indoloro y sin necesidad de anestesia, mediante láser.

larazon.es
Dra. Elia Ramos / Instituto Profesor Sada. Doctora en Odontología




Share:

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Facebook comments: